domingo, 4 de mayo de 2008

Un síndrome muy recomendable

Un síndrome (del griego syndromé, concurso) es un cuadro clínico o conjunto sintomático con cierto significado y que por sus características posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de síntomas y signos que caracterizan un estado morboso determinado. El síndrome que nos ocupa es un libro integrado por once relatos escritos por el escritor almeriense Miguel Ángel Muñoz (no confundir con su tocayo, el bailarín de UPA Dance). Conocer a su autor es relativamente fácil, a través de uno de los mejores blogs sobre el mundo del relato. Y si quieres saber algo más acerca de la génesis del libro, no te pierdas esta jugosa entrevista a su autor, realizada por Diego Zúñiga. La enfermedad relacionada con el Síndrome Chejov deviene en el apego a las buenas historias, un exquisito cuidado de los detalles, una singular capacidad para fabular a partir de lo cotidiano y un poderoso dominio de la escritura. Es decir, se trata de un síndrome altamente recomendable, que ya quisieran para sí muchos de los escritorzuelos que pueblan las listas de bestsellers forjadas a golpe de maquinaria propagandística.
En sus once relatos, Miguel Ángel Muñoz combina diferentes estilos y temas. Encontramos historias de ambulancias y zonas de peajes que emocionan; guiños a la ironía en El rapto de Woody Allen, una historia divertida y cruel, narrada con un punto de desapasionamiento; y relatos como Unidos, que desvela la relación de una pareja que no parece comprenderse tan bien como aparenta. Se descubren ecos de la admiración que el autor profesa a Julio Cortázar, John Cheever y Raymond Carver. Junto con estas influencias, se aprecia el excelente oficio de Miguel Ángel Muñoz, con una singular voz propia en la contundencia de las tramas y personajes. Y todo comienza con un prólogo muy atractivo, donde este joven escritor desvela la esencia de su narrativa, al tiempo que realiza un apasionado alegato en defensa del cuento.

4 comentarios:

Víctor González dijo...

Muy buena pinta, solo falta leerlo.
Saludos Adela.

Ricardo Baticón dijo...

Muchas gracias Adela por aconsejarnos siempre relatos o autores tan interesantes como Miguel Ángel Muñoz. Muy buena tu apreciación de "no confundir con su tocayo, el bailarín de UPA Dance". Ya me he pasado igualmente por su blog, muy bueno.

Un saludo!

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Adela: Me ha gustado esta "entrada" porque abordas un tema que me interesa mucho: el de los relatos.
Agradezco, igualmente, tu visita a mi blog.
Hasta pronto

entrenomadas dijo...

Muchas gracias por tu comentario y visita. Un placer leer tu blog.
Ub abrazo,

Marta